¿Ya te estás divirtiendo?

23/I

. . . no somos una partida de malhumorados. Si los recién llegados no pudieran ver la alegría que hay en nuestra vida, no la desearían. Tratamos de no caer en el escepticismo en lo que se refiere a la situación de las naciones y de no llevar sobre nuestros hombros las dificultades del mundo.

Alcohólicos Anónimos, p. 122

Cuando mi casa está en orden, los distintos aspectos de mi vida me resultan más manejables. Despojado del manto de culpa y remordimientos que encubría mis años de bebedor, me veo en la libertad de desempeñar el papel que me corresponde en el universo; pero esta condición requiere mantenimiento. Debo parar a preguntarme, ¿Ya me estoy divirtiendo? Si me resulta difícil o penoso responder a esta pregunta, tal vez me tome demasiado en serio – y me resulte difícil admitir que me he desviado de la práctica de trabajar en el programa para mantener mi casa en orden. Me parece que los dolores que experimento son una forma en la que mi Poder Superior me llama la atención, urgiéndome a que evalúe mi actuación. El poco tiempo y esfuerzo que cuesta trabajar en el programa – por ejemplo, hacer un inventario o hacer reparaciones, lo que sea apropiado – te compensa con creces.

Ferris Wheel

Having fun yet?

. . . we aren’t a glum lot. If newcomers could see no joy or fun in our existence, they wouldn’t want it. We absolutely insist on enjoying life. We try not to indulge in cynicism over the state of the nations, nor do we carry the world’s troubles on our shoulders. 

Alcoholics Anonymous , p. 132

When my own house is in order, I find the different parts of my life are more manageable. Stripped from the guilt and remorse that clocked my drinking years, I am free to assume my proper role in the universe, but this condition requires maintenance. I should stop and ask myself, Am I having fun yet? If I find answering that question difficult or painful, perhaps I’m taking myself too seriously – and finding it difficult to admit that I’ve strayed from my practice of working the program to keep my house in order. I think the pain I experience is one way my Higher Power has to get my attention, coaxing me to take stock of my performance. The slight time and effort it takes to work the program – a spot-check inventory, for example, or the making of amends, whatever is appropriate – are well worth the effort.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s