Iba empeorándome rápidamente

19/XI

Los A.A. somos gente activa, que gozamos de la satisfacción de enfrentarnos a la realidad de la existencia . . . no es sorprendente que a menudo tengamos la tendencia a menospreciar la meditación y la oración como algo realmente innecesario.

Doce pasos y doce tradiciones, p. 103

Me estaba alejando del programa ya por algún tiempo, cuando la amenaza de una enfermedad mortal me hizo volver a la práctica del Paso Once de nuestra Comunidad. Aunque llevaba quince años y era muy activo en el programa , sabía que la calidad de mi sobriedad había desmejorado mucho. Dieciocho meses después, un examen médico reveló un tumor maligno y una prognosis de muerte segura dentro de seis meses. La desesperación se apoderó de mí cuando ingresé en un programa de rehabilitación, después del cual dos ataques de apoplejía revelaron dos tumores cerebrales grandes. Según iba tocando nuevos fondos, tenía que preguntarme por qué me estaba sucediendo esto. Dios me permitió reconocer mi deshonestidad y recibir enseñanza otra vez. Los milagros empezaron a suceder. Pero primordialmente volví a aprender el pleno significado del Paso Once. Mi salud ha mejorado dramáticamente y mis males son insignificantes en comparación con lo que casi perdí.

“I was slipping fast”

We A.A.’s are active folk, enjoying the satisfactions of dealing with the realities of life, . . . . So it isn’t surprising that we often tend to slight serious meditation and prayer as something not really necessary.

Twelve steps and twelve traditions, p. 96

I had been slipping away from the program for some time, but it took a death threat from a terminal disease to bring me back, and particularly to the practice of the Eleventh Step of our blessed Fellowship. Although I had fifteen years of sobriety and was still very active in the program, I knew that the quality of my sobriety had slipped badly. Eighteen months later, a checkup revealed a malignant tumor and a prognosis of certain death within six months. Despair settled in when I enrolled in a rehab program, after which I suffered two small strokes which revealed two large brain tumors. As I kept hitting new bottoms I had to ask myself why this was happening to me. God allowed me to recognize my dishonesty and to become teachable again. Miracles began to happen. But primarily I relearned the whole meaning of the Eleventh Step. My physical condition has improved dramatically, but my illness is minor compared to what I almost lost completely.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s