Procurar el bienestar vs. evitar el malestar

Hoy creo que lo que en la forma y para efectos prácticos puede ser lo mismo, en esencia puede ser muy diferente. Cuando entreno a mis alumnos para sus concursos de argumentación oral, les digo que “la forma es fondo”, y hoy me doy cuenta de que esto es aplicable más allá del contexto jurídico.

La consciencia de que una línea de pensamiento positivo es fundamental en mi recuperación, me permite hoy darme cuenta de la gran diferencia que hacen las palabras que empleamos diariamente para plantearnos las cosas, y que, lejos de ser algo superficial o formalista, poner un poco de cuidado en cómo elijo expresarme algo, puede hacer una gran diferencia.

Practicar mi programa y asistir a mis juntas para estar mejor, en vez de para evitar estar mal, es distinto. Pedirle a dios serenidad y valor para aceptar, es diferente que pedirle alivio y compasión. Lo mismo puede decirse de muchas cosas: abstinencia vs sobriedad, alivio vs recuperación, religión vs espirtitualidad.

Con mucho trabajo todavía, diariamente hago un ejercicio consciente para encontrar las formas de plantearme mis realidad, consciente de que durante muchos años me hice a la costumbre de ver las cosas con pesimismo, con la idea de que plantearme siempre el peor escenario posible me salvaría de la frustración de esperar algo mejor y no obtenerlo. Pero, en realidad, nunca fue así. Como seres de amor y luz, es normal que tendamos más bien a lo positivo, a tener la expectativa de lograr u obtener lo mejor para nosotros, por lo que ese auto engaño sobre no esperar lo bueno, como cualquier otro, resulta a la larga infructuoso. Sin embargo, al permear en nuestra conducta diaria, resulta en un malestar automático y recurrente, que, como cualquier otra costumbre o vicio, se vuelve sumamente difícil de contrarrestar.

Hoy pido a dios tener siempre las palabras correctas para plantearme las cosas, y tender siempre al optimismo, sin temor a la decepción, pues pensar positivamente es por sí solo un gran logro para mí. Agradezco a dios mi inteligencia, como herramienta útil en mi recuperación, mientras le permita a él hacer uso de ella como fuente de optimismo y esperanza, para junto con mi espiritualidad, poder ser cada día un conducto de su voluntad y un instrumento de su paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s