Mi inventario, no el tuyo

octubre 15

Mi inventario, no el tuyo

El chismorreo mordaz mezclado con nuestra ira, una forma cortés de asesinar por medio de la destrucción del carácter, tiene también para nosotros sus satisfacciones. En este punto no estamos tratando de ayudar a los que criticamos, sino proclamando inconscientemente nuestra hipocresía.

Doce pasos y doce tradiciones, p. 71

Algunas veces no me doy cuenta de que he chismorreado de alguien hasta que llega el fin del día y hago un inventario de mis actividades, y entonces, mis chismorreos aparecen como una mancha en mi lindo día. ¿Cómo podría haber dicho tal cosa? El chismorreo presenta su fea cara durante un descanso para café o una comida con mis asociados de negocios, o puedo chismorrear por la noche cuando me encuentro cansado y me siento justificado para reforzar mi ego a expensas de alguien.

Defectos de carácter como el chismorreo se insinúan en mi vida cuando no estoy haciendo un esfuerzo constante para trabajar los Doce Pasos. Tengo que recordarme que mi singularidad es la bendición de mi ser, y esto se aplica igualmente a todos aquellos que se cruzan en mi camino. Hoy, el único inventario que tengo que hacer es el mío. Dejaré el juzgar a otros en manos del Juez Final – la Divina Providencia.

black notebook with pencil

My checklist, not yours

Gossip barbed with our anger, a polite form of murder by character assassination, has its satisfactions for us, too. Here we are not trying to help those we criticize; we are trying to proclaim our own righteousness.

Twelve steps and twelve traditions, p. 67

Sometimes I don’t realize that I gossiped about someone until the end of the day, when I take an inventory of the day’s activities, and then, my gossiping appears like a blemish in my beautiful day. How could I have said something like that? Gossip shows its ugly head during a coffee break or lunch with business associates, or I may gossip during the evening, when I’m tired from the day’s activities, and feel justified in bolstering my ego at the expense of someone else. Character defects like gossip sneak into my life when I am not making a constant effort to work the Twelve Steps of recovery. I need to remind myself that my uniqueness is the blessing of my being, and that applies equally to everyone who crosses my path in life’s journey. Today the only inventory I need to take is my own. I’ll leave judgment of others to the Final Judge–Divine Providence.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s